Viernes 22 de Septiembre de 2017  |  08:49 Hs
www.josecuriotto.com.ar


perfil

Periodista y editorialista del diario El Litoral de Santa Fe, Argentina.

Conduce a diario el programa radial "Todo Pasa", en el horario central de la mañana, por AM 1020 Radio Universidad de Santa Fe.
Conduce el programa televisivo de entrevistas "Palabra", que se emite por Canal 13 de Santa Fe (Telefé) los domingos a las 20,30 hs.

1x1
1x1
1x1
perfil
Nombre
*
1x1
Email
*
1x1
Teléfono
1x1
Mensaje
1x1
(*) campos obligatorios
Enviar
1x1
1x1
adepa atvc
ellitoral fnpi
fopea knight
lt10 sip
Soluciones YPunto
Noticia
26-01-2015 |  El Litoral
El verdadero eje del caso Nisman

Dante Caputo: "Estamos hablando de traición a la Patria"

Según el ex canciller argentino, a la oposición le cabe una responsabilidad clave frente a los sucesos actuales. Sin embargo, se muestra escéptico: "Yo no le creo a nadie".


Actualizada: 26 de Enero de 2015 | 10:29 hs Imprimir nota  

La de Dante Caputo no es una opinión cualquiera. Como ex canciller de la Argentina, su mirada intenta no distraerse de lo esencial frente a la denuncia del fiscal Alberto Nisman y su posterior fallecimiento.
 
“Me preocupa que haya demasiados datos sobre la mesa, demasiadas discusiones, muchas de las cuales me parecen relativamente infundadas. Me preocupa porque, en ese bosque de detalles, perdemos de vista lo esencial”, advirtió.
En una entrevista realizada en el programa Todo Pasa, que se emite por LT 10 Radio Universidad, Caputo remarcó que “lo importante es la acusación original de Nisman y qué ocurrió luego con él”.
 
“Todos queremos saber qué mecanismos prácticos y creíbles se van a poner en marcha para llegar a conocer, en algún momento, si el plan paralelo que denunció Nisman existió. Si no es cierto, Nisman se habrá equivocado. Si es cierto, nos está gobernando un conjunto de personas que conspira contra el interés argentino y que ha traicionado a nuestro país”, resaltó Caputo.
 
Con respecto a la muerte del fiscal, el ex canciller expresó: “Tengo todas las dudas posibles. Creo que nuestra sociedad está pidiendo que alguien diga con claridad cómo vamos a salir de esto o si la duda va a ser eterna. No veo un solo dirigente que haya planteado una propuesta concreta, práctica, sensata y creíble”.
“Yo veo a un gobierno que está grogui -opinó-. Este gobierno no sabe gerenciar las crisis. Las respuestas de Cristina Kirchner son lamentables, horribles. Habla de ella. Tiene una suerte de desparpajo de pavo real que habla de sí mismo, cuando vivimos un desastre con la denuncia de Nisman y con la muerte del fiscal”.
 
—Eugenio Zaffaroni y otros voceros del gobierno dijeron que las denuncias de Nisman carecieron de fundamentos jurídicos.
 
—Primero habrá que decir que se trata de un ex integrante de la Corte de Suprema de Justicia de la Nación conocido, entre otras cosas, por tener seis departamentos en los que funcionaban seis burdeles. Con eso no pasó nada.
 
Sigue siendo un distinguido jurista del cual tenemos que escuchar opiniones diciendo que no se habían tipificados los delitos. Pero antes de analizar si están o no tipificados los delitos, tenemos que discutir si lo que dijo Nisman es cierto o no es cierto. O mejor aún, discutamos el mecanismo para saber si es cierto: cómo vamos a hacer para que la gente crea en la conclusión a la cual se pueda llegar.
 
Yo no le creo a nadie. No le creo a Cristina Kirchner. No le creo a la oposición. Me parece que la oposición está blanda, que no tiene fuerza suficiente.
 
Me pregunto que está haciendo la oposición en este momento para ver quién va a reemplazar a Nisman. ¿El reemplazante será nombrado por Gils Carbó?... paremos la mano. Eso es estremecedor.
 
Estamos hablando de traición a la Patria. A mí no me interesa la tipificación jurídica: alguien que complota contra los intereses de Argentina, traiciona nuestra Patria.
 
—Si así fuese, estaríamos frente al peor de los pecados que un gobernante puede cometer.
 
—Cuando juran dicen “que Dios y la Patria me lo demanden”... pero Dios no sé cuando aparece y la Patria no habla. Entonces, que hablen los políticos.
 
Durante nuestra democracia existieron hechos muy graves. Pero desde lo estrictamente político, éste es el hecho más estremecedor y que conmueve las mismas fundaciones del sistema democrático desde 1983.
 
Estamos hablando de la posibilidad de que, quien conduce al Estado, haya traicionado a la Patria.
 
—¿Cómo queda la Argentina en su relación con el mundo?
 
—Como se imaginará, afuera también hay problemas. Pero nuestro país ha merecido un editorial del The New York Time. No hace falta explicar la importancia que ese diario tiene en Estados Unidos y en el mundo. Allí se publicó un editorial relativamente largo donde describen lo esencial. No se pierden en vericuetos y sugieren un mecanismo de colaboración internacional para llevar adelante una investigación creíble.
 
Puede ser aceptable o no. Pero de todas maneras describen el fondo de la cuestión y dan un camino posible.
 
El título de La Stampa de Milán lo dijo en pocas palabras: “Muere el fiscal que denunció a la presidente”... Punto. A partir de ahí la gente piensa una sola cosa.
 
Si usted no conoce nada de Indonesia y escucha que muere el fiscal que había acusado al presidente indonesio.... ¿usted qué piensa?
 
Pensará lo que piensa cualquiera que no se queda en el detalle de un cerrajero o en los dichos del fantástico Berni.
¿Usted se da cuenta de que este señor, que es el encargado de la seguridad en la Argentina, no sabe a qué hora llegó al edificio de Nisman? Alguien que pudo haber modificado la escena del crimen, que pudo haber borrado pruebas, que se contradijo reiteradamente... La ministro de la cual él depende y cuyo nombre afortunadamente no recuerdo, no aparece. No existe.
 
De este Berni que solía vestirse con aspecto de cowboy para la televisión, ahora no sabemos más nada. Y la oposición no lo llama para que declare en el Congreso.... Debe ir al Congreso ya, tiene que explicarnos qué estaba haciendo allí, cómo llegó y por qué impidió la actuación del Same, qué es exactamente lo que hizo.
 
-—El otro que desapareció o le ordenaron desaparecer de escena es el canciller Timerman.
 
—Timerman huyó. Yo no puedo decir mucho más, pero me acuerdo que cuando estábamos discutiendo el tratado con Irán, era tan evidente lo que pasaba... Si todavía no perdimos del todo la razón, ¡cómo vamos a hacer un acuerdo con los culpables para que sancionen a los culpables!
 
O si quiere ser más delicado, cómo vamos a hacer un acuerdo con los sospechosos para conocer la verdad.
Era obvio que había ahí una historia. ¿Es la que cuenta Nisman?, ¿es una historia parecida?... No lo sé. Pero que hay una historia para tremendo disparate, la hay.
 
—Usted comenzó la entrevista diciendo que no le cree a nadie. ¿Cómo se sale de esa sensación de escepticismo absoluto?, ¿cómo se reconstruye la credibilidad?
 
—Creo que es muy importante salir de esta situación. No puede ser que una sociedad no crea en nada. Así una sociedad no puede progresar, crecer, cambiar, con este estado de ánimo.
 
El gobierno ya ha hecho su recorrida de más de diez años. No creo que desde allí pueda nacer la capacidad de volver a creer, cuando desde él nació en gran medida la incredulidad.
 
Mi única expectativa es que surja desde los partidos políticos. Porque ni siquiera tenemos grandes pensadores, grandes personalidades como tuvimos en otras épocas.
 
Esperemos que los partidos al menos sean capaces de mostrarse juntos en el Congreso. Miremos la escena de principios de semana, cuando estaba Bullrich, el PRO, los radicales por otro lado, Unen en un tercer ambiente.
 
Creo que la oposición está enfrentando un desafío inmenso. Tan grande como el que tiene el gobierno, aunque de otra naturaleza. Tiene que mostrarnos que sirve para imaginar y crear un mecanismo que poco a poco nos devuelva la credibilidad. A ellos les toca hacer este trabajo.
 
Si, en cambio, van a seguir en este juego de posicionamientos para ver cómo se colocan ante la elección presidencial, a lo mejor llegan al poder. Pero al poder no sé de qué.



comentarios No habilitados/ 0 comentarios
comentarios

1x1